CON CLÁUSULAS SOCIALES Y A LO LOCO

En estas últimas semanas abundan las noticias referidas a Administraciones Públicas que anuncian la intención de aplicar cláusulas sociales en sus contratos públicos. Entre otras, podemos citar (pinchar para ver enlaces) las del Ayuntamiento de Gijón, el Ayuntamiento de Huesca, la Junta de Extremadura, la Diputación de Cádiz, o el Gobierno de Aragón.

Podríamos añadir también aquellas con las que DE PAR EN PAR está trabajando o nos han solicitado propuestas para la implementación de cláusulas sociales con criterios de transparencia, como son el Consejo Insular de Ibiza, el Ayuntamiento de Barcelona, el Cabildo de La Palma, el Gobierno de las Islas Baleares o el Ayuntamiento de Palma de Mallorca.

No cabe ninguna duda que tras varios años en los que las cláusulas sociales han carecido de impulso y ambición, estamos ahora asistiendo a una cierta generalización de las mismas. El hecho en sí es motivo de alegría y nuestro punto de partida es el de celebrar que por fin nuestros Ayuntamientos, Diputaciones, Cabildos, Consejos Insulares y Comunidades Autónomas se den cuenta de su indiscutible eficacia.

No obstante, el título de este post anticipa una advertencia: mucho cuidado con la forma, el alcance y el contenido en que se incluyen en las licitaciones las cláusulas sociales, pues un mal desarrollo o una impugnación jurídica puede sentar pésimos precedentes e indudables lastres. En ocasiones basta un titular o un recurso para que se agarren a él los detractores y agoreros de la contratación pública socialmente responsable.

Al respecto, aconsejamos tanto no quedarse cortos como no excederse, elegir las temáticas sociales de forma cuidadosa, adaptar las cláusulas a las características de los contratos, convencer y vencer las resistencias de Secretaría e Intervención, incorporar indicadores y verificadores, establecer cláusulas objetivas o aritméticas, acompañarlas de sistemas de transparencia máxima, realizar procesos participativos, o modificar el perfil del contratante para otorgar la máxima difusión a las cláusulas sociales.

La experiencia, conocimiento y trayectoria de DE PAR EN PAR está al servicio de aquellas personas e instituciones que consideren que la sociedad se merece una contratación pública social y transparente.